lunes, 12 de septiembre de 2011

La luz.


Y otro más, para el micro-relato de NiñoCactus, "La luz", que transcribo a continuación:



"La que siempre lucía antes de que los bombardeos acabasen con él; la que, generación tras generación, había devuelto a los marineros a tierra, a los brazos de sus mujeres y amantes... La luz que recordaba dónde hallar el pueblo cuando la noche convertía la mar en un abismo.
Dicen las mujeres que, desde que destruyeron el faro, ningún hombre de la aldea volvió a enamorarse por temor a no encontrar un día el camino de vuelta. Las relaciones se volvieron mecánicas, aprendidas, con el cariño justo para vivir cómodos sin echar de menos... Y nadie se quejaba porque así tenía que ser. Ni siquiera Carmen, que en silencio encendía cada noche una tea en su ventana."

10 comentarios:

NiñoCactus dijo...

Es precioso, con esas olas inmensas que dan pavor. Mil gracias por estos dos regalazos.
Un sonrisa de luz
(Además es de mis cuentos favoritos...)

Aurora dijo...

Gracias a vos.

Rubén dijo...

Muy bueno, que maravilla!

Aurora dijo...

Hola Rubén. Muchas gracias.

serendipia dijo...

Oscuro y evocador, como un sueño.

Almu dijo...

Pero que delicia de relato y de ilustración!!! Enhorabuena a los dos!

Aurora dijo...

Gracias, chicas!

ROSA dijo...

ME GUSTA!!!!
:))))

Elysa dijo...

Me gusta, creo que tienen el ambiente adecuado al cuento.

Aurora dijo...

Gracias otra vez, me gusta que os guste!