domingo, 19 de septiembre de 2010

Manoli tiene un problema.


Esta es una historia para una ilustración buenísima de mi amiga Almu, que podéis ver en El Complot de los Ácaros:

Manoli tenía un grave problema. Empezó por los bolsos y los foulards y continuó con las gafas de sol y los zapatos.
- Tendremos que mudarnos a un nido mayor- le reprochó su esposo,- aquí ya no cabe más ropa.
Manoli, tan práctica, resolvió la cuestión en el acto: trasladó todas las pertenencias de su esposo una rama más abajo.
Pero pronto el espacio volvió a resultar insuficiente: sombreros, collares, chaquetas de piel …
El problema se agravó cuando se pusieron la tele por cable y descubrió la tele-tienda. Salía de compras durante el día, y seguía comprando durante la noche, repantingada en su sofá. Empezó por comprarse un sillón nuevo, de esos vibratorios que masajean la espalda, con el bajo extensible, para estirar bien las patas. Siguió con una bici elíptica, necesaria para mantenerse en forma, con un juego de cuchillos profesional y con un set completo de rodillos y pinceles para pintar la casa. Después fue el conjunto de maletas, la cama hinchable, tan útil en los viajes, el aparato de corrientes para ejercitar los abdominales y el audífono Oreja 9.000 (su marido parecía estar perdiendo oído, apenas la escuchaba cuando le hablaba).
Y más adelante fueron la vajilla y la cristalería Deluxe, que venían con aparador incluido, y el piano de cola, que tan elegante quedaba en el salón.
-¡¡¡Blooooooooooommmmmmmm!!!!!- retumbó en el parque una mañana.
A los pies del árbol, junto a su rama partida, yacían desparramados collares, cuchillos, bici elíptica, tele de plasma, maletas, audífono, cristalería hecha puré …
- ¡La culpa es tuya!,- le espetó Manoli a su marido, que desplumado e imperturbable, le miraba de una forma de lo más extraña.- Te dije que estabas ganando peso.

2 comentarios:

NiñoCactus dijo...

Buenísimo e insuperable. Ya no sé qué voy a escribir para el dibujillo de Almu (de todas formas ando un poco liadete así que hasta vuelta de vacaciones no me pondré a ello).

Algunas cosillas:
"Salía de compras durante el día, y seguía comprando durante la noche": para evitar repetir comprar y las terminaciones en -ía, pondría "salía de tiendas por la mañana".
"Con el reposapiés extensible".
"¡La culpa es tuya!,-", sobra la coma.

Pero lo dicho: muy ocurrente y divertido. Enhorabuena.

Besos de nueva temporada
PD: ya tengo el número de la semana, esta tarde te mando mail.

Aurora dijo...

Gracias Niño, como siempre, unas correcciones muy acertadas.
Un beso,