miércoles, 24 de noviembre de 2010

Carta al lobo.

Desde que te fuiste, el bosque resulta inhóspito; mis paseos, tan aburridos...



7 comentarios:

Sara dijo...

¡Eso nos pasa a la que mas y al que menos! escribe el cuento de este dibujo que será muy bueno ¡por favor!

Rubén dijo...

Que simpática idea. ¿Qué pasó cuando el bosque se quedó sin lobos? muchas respuestas graciosas con cad cuento.
Pinta más árboles en el bosque que te salen muy lindos!

Amparo Cerveró dijo...

Pobre Cape!!!! Sniffff!!!!

Anónimo dijo...

Cuanto lo siento Caperucita me olvidé de tí, cuando dejé mi oficio de lobo. No tuvé tiempo de avisarte, fue una decisión repentina, tomada una noche de luna llena tras oir la historia de un Ciclope que me conto mi amiga la lechuza.

Aurora dijo...

Pues vaya... ni una carta, ni una llamada... No deberías hacer caso de las historias de las lechuzas, hay algunas muy chismosas.
¿A qué te dedicas ahora, te has convertido en cordero?

Anónimo dijo...

Oh Caperucita! Sabes tú muy bien que el que nace lobo muere lobo.Esa noche tu amigo el cazador después de su disparo certero me dejó con un hilo de vida abandonado en el bosque entre la hojarasca otoñal.El frio me helo la sangre, la muerte me llamaba.Entonces en el cielo oscuro vi aparecer la luna y no sé como una tibia calidez me penetró.Mas tarde llegó una lechuza y me contó la primera de sus historias.Desde entonces vivo en una aldea vestido de cordero entre un inmenso rebaño.Salve la vida y todos creen y repiten que estoy muerto.Solo tú sabes ahora la verdad y espero que guardes el secreto.

Aurora dijo...

Querido lobo: Guardaré tu secreto frente a los aldeanos. Pero ahora que sé que estás vivo, estaré bien atenta al rebaño, y acabaré descubriendo tus zarpas peludas bajo la piel de cordero. No podrás mantener el anonimato indefinidamente.