miércoles, 17 de noviembre de 2010

El circo

Practicó sin descanso durante todo el otoño, y siguió practicando con las primeras nieves, inmune al frío, al cansancio y a las burlas. Aquel era su destino.

5 comentarios:

Rubén dijo...

Esos son los pasos ha seguir para conseguir tus sueños, genial.

Aurora dijo...

En eso estamos, verdad? Por cierto, veo que se ha destensado la cuerda derecha de la carpa... tendré que pegarle un estirón.

Almu dijo...

:-)
Efectivamente, en eso estamos!
Curioso, siempre que oigo ELEFANTE pienso ROSA. Os acordáis del baile de elefantes rosas de la borrachera de Dumbo?

Anónimo dijo...

x

Aurora dijo...

Interesante comentario...