sábado, 22 de enero de 2011

El gato y el ratón.

Este es el ejercicio de ayer del Curso de Ilustración. Es un dibujo para un cuento repugnante sobre un ratón caníbal que se introduce en la pierna de un niño y se lo va comiendo, y que resulta ser un osteosarcoma. Encantador... verdad? La complejidad del trabajo radica en ilustrar un encargo que no te gusta, y pensando en el público al que va dirigido (infantil!!).
La técnica es especialmente pringosa, con gouache blanco y tinta china. Es la parte divertida, me he puesto perdida.



5 comentarios:

Rubén dijo...

jejeje... al final dibujas gatos. Me encanta la textura y la pose del personaje, cada vez mejor!

Aurora dijo...

Gracias.
Éstos de papel son los únicos gatos que no me producen alergia, los puedo tolerar.
¿Por qué no te pasas por "la tontería"?

analinana dijo...

probando...probando...

Aurora dijo...

Ya he corregido el término, querida. Por cierto, "chivata" es palabra castellana o valenciana???

Almu dijo...

Sí, la textura es increible, se nota que has hecho como los críos, "pintura de dedos". ME gusta. Tú sí que te superas!!!