lunes, 14 de noviembre de 2011

"Lo que trae la lluvia".

Mi amigo Gabriel Bevilaqua (http://elefantefunambulista.blogspot.com/) me ha hecho un precioso regalo, pedirme que ilustrara uno de sus cuentos. Es de los más bonitos que he leído y no resulta fácil estar a la altura de  tan hermosas palabras. Lo transcribo a continuación:

      "Llegó con la lluvia. La encontré frente a la puerta como un gorrión que se cayó del nido. No recordaba su nombre, ni su edad, ni de dónde venía. Le prometí llevarla hasta el pueblo más cercano cuando acabase la siembra, jamás cumplí. Ignoro porqué disimuló la falta. Mi abuela decía que la lluvia ha marcado siempre la historia de nuestra familia, por eso la bauticé Fermina, como ella.
      Desde el principio me sedujo la música de su voz y ese inaugurar el mundo de sus palabras sin raíces. Su curiosidad pronto desanudó cada uno de mis silencios.
      Fue el año más feliz de mi vida, el año de la gran seca.
     Al cabo volvió a llover. Empapada y balbuceante, Fermina me señaló la cicatriz en la pierna que tantas veces yo había acariciado: habló de un alazán que la arrojó cuando era niña, de la fractura expuesta, de una mujer esquiva que la cuidaba con cariño.
     Hace un par de semanas que diluvia. Un par de semanas que la lluvia entreteje recuerdos. Un par de semanas que le suplico que se detenga."

Y esta es mi interpretación de Fermina, "...como un gorrión que se cayó del nido."



19 comentarios:

Gala dijo...

Cierto, el cuento es precioso... y el dibujo.. habla por si solo...
Me encantan tus ilustraciones.
Has dibujado perfectamente la tristeza que refleja la niña encontrada... el gorrión perdido.. y esa lluvia que no cesa, martilleando el recuerdo..

Besitos mediterráneos.

Gabriel Bevilaqua dijo...

Aurora, el regalo me lo has hecho tú a mí, un millón de gracias :)

Abrazos

Ximo Segarra "ACAPU" dijo...

Me gusta el relato de Gabriel Bevilaqua y esa escena que has dibujado, estoy con lo que dice Gala (por cierto, gracias a su blog conocí el tuyo), la tristeza de la niña, el martilleo de los recuerdos horribles, el paraguas ahíto de gotas que es su cabello...

Justo ahora llueve fuerte aquí.

Besos

alma dijo...

Es como si se fundiera con el cuento :) Felicidades.

Rubén dijo...

Un regalo para todos...

Elysa dijo...

Me encanta, Aurora, el cuento es una belleza y tú la has captado con tu ilustración, todo está en ella, toda la esencia del texto.

Besitos

Aurora dijo...

Muchísimas gracias a todos por vuestros comentarios, qué alegría que os guste!

Amparo Cerveró dijo...

La ilustración es preciosa. Creo que le va "como anillo al dedo" al relato. Enhorabuena!!!!
Besos

tanetti1986 dijo...

Aurora, que caña de ilustración. Me encanta mucho. Te superas cada vez. Me encanta el pelazo, me encanta la lluvia, la niña en su soledad y en su tristeza, me encanta todo. Y el cuento es preciosisimo!!

Aurora dijo...

Gracias chicas, sois muy generosas.
Besos,

Juanlu dijo...

Buenismo!!! si me lo permites me quedo con la idea, esa posición y el juego que puede dar ese pelo en mis malformaciones dibujadas me gusta.

Un abrazo!!!

Patricia O. (Patokata) dijo...

Una belleza!Un gusto pasar por aquí!!

Aurora dijo...

Juanlu: Gracias. Permiso concedido!

Patricia: Bienvenida! Qué bien que te quedes!

Nerim dijo...

Ha sido un placer pasar por tu blog, leer el cuento de Gabriel que por cierto, muy bueno, me ha gustado, Y me he quedado admirando tu hermosisima y acertada ilustración que acompaña al cuento, fantastica, te felicito.

Me he hecho tu seguidora para estar al tanto de cuando actualices.

Un abrazo

Paloma Hidalgo dijo...

Me han encantado los dos, el cuento y la ilustración, y tanto es así que ya te estoy siguiendo!!

Un saludo

Juanlu dijo...

Una maravilla el dibujo que le has hecho a Elysa.

Un abrazo!

Aurora dijo...

Qué alegría! Así da gusto trabajar, muchísimas gracias!!

Laura dijo...

Precioso el dibujo y el cuento. Tu ilustración es como alguna que tengo en mi retina cuando llueve....

Muy buena Fermina, el agua...las hojas deslizandose y ese pelo abrigándo todo su ser.

Un abrazo des-
demispalabrasylasvuestras.

Aurora dijo...

Gracias, Laura. Un abrazo,